jueves, 19 de diciembre de 2013

Vía Crucis: 11ª estación


Jesús es clavado en la Cruz

Decimoprimera cruz: Ser clavado en la propia cruz 

Mientras lleves la cruz tienes aún la oportunidad de dejarla. Pero cuando te clavan en ella ya no puedes separarte más. 
Ahora sabes: la cruz es tu destino hacia la muerte. Esto es difícil. Hubieras querido liberarte de las cruces pero estás clavado en ellas. 
Esto es el lugar donde se muere. Las personas te clavarán en ellas. 
¿Temerás o confiarás en mí? 
Hay algunas cruces que hay que cargar hasta el final. En vano te esfuerzas para liberarte de ellas. De ti depende abandonar esta lucha inútil y venir hacia mí. Entonces morirás y comenzarás a vivir. 
¡No temas! 
Solamente esto deseo: que no te engañes a ti mismo y que no esperes otra cosa. Las cruces permanecen hasta el final y cuanto antes mueras, tanto antes resucitarás. Cuanto antes dejes de resistirte, tanto antes me encontrarás. 
Recuerda esta cruz. Este es nuestro decimoprimer encuentro. Yo me alegro de él. 

(*) (P. Tomislav Ivancic)