lunes, 13 de diciembre de 2010

Vía Crucis: 5ª estación

Simón Cireneo ayuda a Jesús a llevar la Cruz
Quinta cruz: Permite que los demás te ayuden

Todos me pasaron por alto.
Me abandonaron aquellos a los que sané y también mis amigos más cercanos.
Cuando estuve sangrante, herido y conmovido por mi encuentro con mi Madre, esperando atención, obligaron a un hombre a que me ayudara.
Esperaba una ayuda compasiva y amorosa, sin embargo obligaron a Simón a que llevara mi cruz.
Esto es la cruz - cuando no tienes a nadie que se apiade de ti ni que te quiera.
Cuando aceptas esto, me encuentras. Entonces no estás más solo.

Además: ten valor de permitir a otros que te ayuden. También yo lo he permitido a pesar de ser todopoderoso. Permite la posibilidad de que otros sean más fuertes para que te defiendan, de que los necesitas y de que aceptas su ayuda.

Ésta es la cruz de la que no puedes escapar.
Comprende, ésta es la puerta hacia mí.
No te sorprendas si esta cruz se te resiste. "Pues los deseos de la carne están contra el Espíritu y los deseos del Espíritu están contra la carne" (Gál. 5,17).
No olvides, toma tu cruz y sígueme. Nos encontraremos.

(*) (P. Tomislav Ivancic)

4 comentarios:

Angelo dijo...

Poco a poco vamos meditando estas magníficas reflexiones del Via Crucis. Me gusta esa invitación a dejarse ayudar. ¡Nos necesitamos!
Gracias una vez más.
Un fuerte abrazo

Angelo dijo...

"Cuando estaba esperando, llegaste Señor. ¡Te necesitaba en mi corazón!"
Feliz y Santa Noche de Navidad. Un abrazo

Anónimo dijo...

Creo que nunca te lo comenté,es que me parece una idea muy buena el que publiques en tu blog el Via Crucis, desde luego nos hace ver de una forma clarisima, cual es la manera de llevar nuestra Cruz con dignidad. QPR

QDTB

jmp dijo...

saludos y graciaaas... me alegra que os guste y saquéis algo en claro... para mi es especial... y cada vez que lo releo parece que me dice cosas nuevas...