miércoles, 26 de mayo de 2010

Guía mis pasos, Señor...


Condúceme, clara luz,
a través de las tinieblas que me rodean,
llévame cada vez más adelante.
La noche está oscura
y estoy lejos de casa,
condúceme Tú cada vez más adelante.

Guía mis pasos: no te pido
que me hagas ver desde ahora
lo que me reservas para más adelante.
Un solo paso es bastante para mí,
por el momento.
No siempre he sido así;
ni tampoco he rezado siempre
para que Tú me condujeras.
Me gustaba elegir mi propio camino;
pero ahora te pido que guíes Tú
siempre más adelante.
Ansiaba días de gloria y el orgullo dirigía mis pasos;
¡oh!, no te acuerdes de esos años ya pasados.

Tu poder me ha bendecido largamente;
y sin duda ahora también
sabrá conducirme por la estepa y los pantanos,
por el pedregal y los abruptos torrentes
hasta que la noche haya pasado
y sonría el amanecer.
Por la mañana, aquellos rostros de ángeles
que había amado por largo tiempo
y que durante una época perdí de vista,
volverán a sonreírme.

Guíame, clara luz,
llévame cada vez más adelante.
Amén
(John Henry Newman)

www.autorescatolicos.org

4 comentarios:

Juanjo dijo...

Una poesía / oración, muy bella.

Angelo dijo...

Una gran oración, que de seguro nos vendrá bien en muchas ocasiones. Me uno a tus intenciones.Un abrazo

jmp dijo...

Un abrazo, Juanjo y Angelo...

Noemi dijo...

reciban muchas bendiciones.
Mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com