domingo, 10 de enero de 2010

San Jose...


CONSAGRACIÓN A SAN JOSÉ

Oh Glorioso Patriarca San José,
heme aquí, postrado de rodillas ante vuestra presencia,
para pediros vuestra protección.
Desde ya os elijo como a mi padre,
protector y guía.
Bajo vuestro amparo pongo mi cuerpo y mi alma,
propiedad, vida y salud.
Aceptadme como hijo vuestro.
Preservadme de todos los peligros,
asechanzas y lazos del enemigo.
Asistidme en todo momento y
ante todo en la hora de mi muerte.
Amén.

SAN JOSÉ BENDITO

San José bendito tú has sido el árbol elegido por Dios
no para dar fruto, sino para dar sombra.
Sombra protectora de María, tu esposa;
sombra de Jesús, que te llamó Padre
y al que te entregaste del todo.
Tu vida, tejida de trabajo y de silencio,
me enseña a ser fiel en todas las situaciones;
me enseña, sobre todo, a esperar en la oscuridad.
Siete dolores y siete gozos resumen tu existencia:
fueron los gozos de Cristo y María,
expresión de tu donación sin límites.
Que tu ejemplo de hombre justo y bueno
me acompañe en todo momento
para saber florecer allí donde la voluntad de Dios me ha plantado.
Amén.

4 comentarios:

Angelo dijo...

Una vez más tengo que dartelas gracias. Tengo una particular debilidad por San José. Creo es el santo que más le ha tocado vivir en un segundo plano. Sin embargo que fe la suya. ¿Cómo educar al Hijo de Dios? ¿Cuantos momentos de incertidumbre debió atravesar? Yo lo he puesto en mi sidebar como alguien importante para mí. Todos los padres deberían tomarlo como patrón de la paternidad. Un abrazo.

jmp dijo...

pues lamentablemente para mí ha sido casi siempre un gran desconocido... ¡¡ parece mentira... !!
y el tema es que desde hace un tiempo me han empezado a hablar de él...
y todos hablan maravillas... así que aqui estoy... con ganas de redescubrirlo...
Gracias, un abrazo Angelo...

Juanjo dijo...

Muchas veces nos olvidamos de San José, pero su papel fue muy importante en el desarrollo y protección de Jesús hasta que empezó la vida pública.

Para empezar el hecho de acogerlo cuando realmente no era su padre biológico. Eso hoy no parece importante, pero hace 2010 años en una sociedad patriarcal como la judía...tenía tela.

Luego el hecho de consagrarse a una labor de protección y apoyo al Salvador. No tener mas hijos (en principio a Jesús no se le conocen hermanos), etc.

Guerrera de la LUZ dijo...

Siempre me ha encantado esta consagración. Y la imagen, la vi hace un par de años en la casa de unos sacerdotes paúles, en un cuadro, y le estuve haciendo fotos con mi cámara.

San José lo consigue todo. ¿Qué puede negarle Jesús a su padre? nada.

Muchos besos.