lunes, 24 de agosto de 2009

Medjugorje (I)


No sé porqué pero siento que debo tener muchísimo cuidado con lo que escribo... porque sé que podría caer en un instante, en la vanidad o en la presunción o en el error dogmático... y no me gustaría, ni tan siquiera por un instante, "manchar" el delícadísimo manto con el que la Gospa nos ha arropado a todos los que hemos pasado por allí...

y en parte debería ser sencillo... porque para transmitir lo más significativo que he vivido en Medjugorje, creo que bastan unas cuantas palabras:

La primera es la PAZ... la inmensa , amplia y luminosa sensación de Paz... que se siente recorriendo esta pequeña aldea y sus montes... (por cierto, la misma Paz interior que pude percibir unos días después en el santuario de Lourdes)

La segunda es el AMOR... la aplastante percepción del desbordante Amor de Dios... para todos y cada uno de nosotros... que te cala de arriba a abajo y te recorre milímetro a milímetro, sin dejar lugar a dudas, de que es el mismísimo Señor el que te dirije Su mirada... por ejemplo durante las increíbles Vigilias, donde cerca de 50.000 personas y más de 600 sacerdotes, de rodillas y en un escrupuloso y fecundo silencio, adoramos al Santísimo Sacramento expuesto en una enorme custodia...

La tercera es la TERNURA... la dulce sensación de la presencia de la Gospa, que te desarma con su tierna sonrisa, con el suave gesto de envolverte en su manto, con su
delicadeza al arroparte y llevarte hacia su hijo... todo en Ella conduce a Jesucristo y a la Iglesia... no sé el tiempo que pasé en la colina de las apariciones, arrodillado o sentado sobre esas puntiagudas piedras color tierra, rendido y llorando a los pies de nuestra Madre del Cielo...

La cuarta son los SACRAMENTOS... la necesidad de confesarte, de comulgar, de participar en la contemplación de los misterios del Santo Rosario, de saborear la Santa
Misa como nunca... escuchando con devoción las lecturas y los salmos y el evangelio del día, aún con el inconveniente de los casquitos y la traducción simultánea... y la guinda de la Vigilia de Adoración...

A pesar de conocer el fenómeno Medjugorje desde hace ya unos cuantos años, de haber visto muchos vídeos y de leer libros y testimonios... el estar allí desborda por completo los sentidos...

recuerdo ahora de una forma especial la primera tarde del día 2 de agosto cuando pensé en darme una vuelta por el entorno de la Iglesia para hacer fotografías, y como me quedé, al encontrarme cara a cara con las colas de personas esperando confesarse... y ver todo a mi alrededor, debajo de cada arbol, en cada rincón, en cada sombra... o al solazo de las 4 de la tarde, a los sacerdotes con sus letreros en inglés, francés, croata, arabe...
uffffff y ver sus caras... y sus ojos... la gente llorando, chicas y chicos jóvenes y no tan jóvenes y los mismos sacerdotes secándose las lágrimas con las mangas de sus hábitos... lo primero que hice fue guardar la cámara y ponerme las gafas de sol, que no me pude sacar en mucho rato...


7 comentarios:

Angel dijo...

Estoy leyendo vorazmente el libro de jesús Garcia : Medjugorje. Y si el libro ya me está produciendo unas emociones inesperadas. ¿Qué será ir allí? Ayer me hacía esta pregunta y luego vino una respuesta como si la Virgen me lo indicara: Mi hijo está más presente que yo en tí todos los días en la Eucaristía. Que verdad. pero que hermoso que Nuestra Madre esté velando en la tierra y esté consiguiendo tanta gracia en las almas. Gracias por tu oración de hoy con este post.

jmp dijo...

Es fantástico el libro de Jesús García... me lo estoy re-leyendo, ahora desde otra perspectiva y lo estoy disfrutando de nuevo... estoy ahora con la entrevista al padre Jozo... que maravilla...
No sé si viene en el libro... pero uno de los videntes que dio su testimonio estos días durante mi estancia allí, comentó esto precisamente... y es que la Gospa les había dado a entender que no antepusieran nada a la Eucaristía... que si un día debían elegir entre verla a ella y asistir a la Santa Misa que no lo dudaran ni un instante...
Y sobre tu pregunta "¿Que será ir allí?"... te diría que te pongas en contacto con la Guerrera, que te cuente para cuando es la próxima peregrinación que organizan sus amigos, que son una gente fantástica... y te apuntes y luego nos lo cuentas... como ellos me dijeron cuando me apunté en julio... es "el viaje más increíble que se puede hacer ahora en este planeta"...
Graciaass
Un abrazooo

Rafa dijo...

Sin duda, tus palabras están inspiradas por el Espíritu Santo. Igual que tu corazón, tocado por la mano de la Gospa.

Es verdad: no se puede contar... HAY QUE IR.

Gracias!!!

jmp dijo...

Si que es verdad... no se puede contar... pero es que tampoco se puede dejar de hablar...
Un abrazo y mil gracias Rafa.

Luis y Mª Jesús dijo...

Gracias amigo, he recordado mi estancia allí y ¡QUIERO VOLVER!. Tengo pocos días de vacaciones pero intentaré en agosto de 2010 estar otra vez allí.
Un abrazo

jmp dijo...

siii... lo primero que pensé cuando nos subimos al autobús para iniciar el camino de vuelta, fue: ¡¡TENGO QUE VOLVER!!...
(por cierto, que hoy es día 2 y ya hace un mes que estuve en la ladera del Podbrdo, a unos metros de la vidente Mirjana, rodeados de cientos de personas, muchas de las cuales afirman haber visto el llamado milagro del sol y como se movía el árbol y ese olor a mil flores... y esa sensación de Paz... )

Graciaass, un fuerte abrazo

Angel dijo...

Libro acabado. Ganas eneormes de ir. A ver si lo hago contigo